top of page
  • Foto del escritorMERCADO KRAMER LLP

¿Está mi caso muerto debido a problemas degenerativos?

Aquí hay un ejemplo de una situación que es extremadamente común y frustrante para un abogado de lesiones personales:


El cliente es un hombre activo de 45 años que, antes del accidente, no se quejaba de dolor de espalda. Cuando cruzaba el semáforo en verde una camioneta de reparto chocó contra su carro a baja velocidad. De repente, el cliente empezó a sufrir de un dolor agudo en la parte baja de la espalda y apenas podía levantarse de la cama.


Su médico lo envió a hacerse una radiografía de resonancia magnética (“MRI”). El radiólogo que leyó la radiografía de resonancia magnética dijo que la columna del cliente muestra un estrechamiento foraminal y protuberancias en el disco. Pero su radiólogo dijo que estos cambios parecen ser crónicos o degenerativos, no de un nuevo trauma.


Desafortunadamente, el dolor de espalda del cliente se vuelve permanente. La compañía de seguros responsable dice que el accidente solo debió haber causado dolores musculares temporales y la razón por el dolor permanente es la edad del cliente- la evidencia está ahí mismo en la radiografía de resonancia magnética.


La evidencia de cosas como la enfermedad degenerativa del disco puede disminuir drásticamente una oferta de liquidación cuando se lesiona en un vehículo. Las compañías de seguros de automóviles saben que la enfermedad degenerativa del disco es extremadamente común. Un estudio neurológico* mostró que a la edad de veinte años, el 30 por ciento de las personas tienen evidencia de enfermedad degenerativa del disco en la columna vertebral. A los cincuenta años, es el 80 por ciento.



Imagen de una radiografía que muestra desgaste degenerativo en el cuello


Nuestros abogados de lesiones personales saben por experiencia que muchas personas con enfermedad degenerativa del disco no sienten ningún dolor. Son asintomáticos (no tiene síntomas) hasta que tienen un accidente automovilístico u otro trauma. Pero sin pruebas en la radiografía de resonancia magnética, la evidencia está en su contra.


Lea Parte 2 para obtener más información sobre cómo lidiar con esta situación frustrante.


Comments


bottom of page